Contenido SEO: cómo crear textos que posicionen

¿Buscas alcance en internet? ¿Seguidores, lectores, clientes? Tengo dos palabras para ti: contenido SEO.

El contenido SEO es el engranaje principal de tu estrategia de posicionamiento web, es el que pone todas las otras piezas en movimiento y la mayoría de las veces, es el que consigue llamar la atención de los motores de búsqueda.

Pero hacer contenido con un enfoque SEO no implica mandar al garete la calidad de tu texto. Esta es una confusión que lleva a muchos a sacrificar todo lo que hace especial a su contenido en favor de «mejoras» para rankear más alto.

La realidad es que puedes escribir contenido SEO sin machacar su sintaxis, su legibilidad o su calidad en general. Y de eso hablaremos hoy.

Veremos cómo puedes crear textos optimizados para posicionar, que todavía puedas leer con gusto, o al menos, sin que te sangren los ojos.

Pero antes de zambullirnos de lleno, empecemos por el principio, con una taza de café, o té, o chocolate caliente.

¿Qué es el contenido SEO?

El contenido SEO es el contenido optimizado para posicionar en los motores de búsqueda. La optimización se da siguiendo técnicas y principios de SEO, la idea, con este tipo de contenido, es captar la atención no solo de nuestros lectores, sino de los motores de búsqueda.

La principal diferencia entre el contenido SEO y el contenido común y corriente es que el último no toma en cuenta factores de posicionamiento, y por lo tanto no está optimizado para posicionar.

como crear contenido SEO

Pero cuidado, que al hablar de contenido SEO no me refiero solo a entradas de blog, casi cualquier tipo de contenido en tu sitio web puede ser contenido SEO si está optimizado para ello.

Importancia del contenido SEO

A estas alturas debería estar bastante claro que es casi indispensable la mayoría de las veces, y es que gran parte del SEO que puedas hacer con tu sitio está directa o indirectamente relacionado con su contenido.

Backlinks, tráfico orgánico, la interacción de tus usuarios, todo el éxito de tu página a menudo pende del hilo del contenido SEO, ya te imaginarás lo que podría pasar si no ofreces calidad y valor.

Si quieres que tu sitio posicione, que aparezca en Google de forma paulatina y consiga autoridad y visibilidad, tienes que trabajar en tu contenido SEO, y debes hacerlo bien.

Cómo crear contenido SEO

Para crear contenido SEO lo primero que necesitas es recordar que escribes para humanos. No importa cuantas cosillas configures para agradar a Google, al final son los usuarios los que te llevarán a la cima.

Por eso no caigas en la trampa de la sobreoptimización, la línea entre un texto bien optimizado y uno que parece redactado por un robot es muy fina, y te aseguro que tu lectores notarán la diferencia, y te recompensarán (o castigarán) por ello.

Con la calidad y el esfuerzo de nuestro lado, veamos cómo crear contenido SEO en 10 pasos.

1- Escoge la palabra clave

Todo comienza con una palabra clave, la palabra clave es la que determinará la forma en que creas y diseñas tu contenido SEO, así que elígela bien.

Te recomiendo que apuntes a palabras clave no demasiado competidas, y estrechamente relacionadas con la temática de tu sitio.

contenido SEO

En lo que respecta a la competencia, el consenso suele ser que las palabras clave de cola larga son una mejor apuesta a largo plazo, pues tienen menos búsquedas, son más específicas y están menos trabajadas en internet.

Al escoger una palabra clave de cola larga, de 3 o 4 términos, tendrás más posibilidades de posicionar por el simple hecho de que no hay tanta competencia para ellas aún.

En lo que respecta a la temática de la palabra clave y su relación con tu sitio, pongamos un ejemplo.

Digamos que tienes una web como la mío y hablas de redacción SEO, posicionamiento y marketing digital. ¿Tendría sentido que de pronto atacaras la palabra clave: «Gato»?

No, y a Google no le hará gracia.

Claro, no te penalizará por ello, pero tampoco te dará posicionamiento. Y solo imagina la sorpresa de tus usuarios cuando hagan clic en tu sitio y vean que has subido un artículo sobre gatos.

Para resumir, si estas en medio de una investigación de palabras clave y no sabes cuál deberías atacar, considera estos puntos clave:

  • El volumen de búsquedas mensuales no lo es todo, enfócate en conseguir los lectores adecuados para tu sitio y verás que resulta más rentable.
  • Busca palabras de cola larga, por lo general son menos competidas, por lo que te ayudarán a posicionar rápido.
  • Mira bien quién ha posicionado antes de ti, no sirve de nada que consigas una palabra de cola larga si en las SERPs tienes a sitios gigantes con mucha autoridad, será poco probable que los superes a corto o mediano plazo.
  • Busca las palabras clave con el mayor potencial, este truco de Bryan Dean, el de Backlinko, vale oro. Cuando investigues una keyword, ingresala en la barra de búsqueda de Google y mira lo que aparece en las SERPs. Si está repleta de Rich Snipets y extractos, puede que debas apostar por otra. La idea es que consigas una keyword que todavía no tenga este tipo de resultados enriquecidos para que tengas más probabilidades de conseguirlos tú.
  • No ataques una, ataca todas las que puedas, dale amplitud a tu texto y no te cases con una sola keyword, ataca todas las que estén directamente relacionadas con esa que trabajas, siempre que sea pertinente.

Finalmente, el éxito y la fiabilidad de los datos que consigas en tu investigación de palabras clave depende en gran medida de las herramientas que uses para hacerlo.

No estaría mal que uses alguna de las más completas para ello, como Ahrefs o Semrush, mi opción preferida, SE Ranking.

2- Descubre la intención de búsqueda: la razón de ser de tu texto

Detrás de toda palabra clave hay una intención de búsqueda, descubrirla es justo lo que debes hacer si te planteas atacar una keyword en particular.

En el paso 1 elegiste la que creías apropiada para ti y para tu sitio, este paso gira en torno a entender qué es lo que buscan los usuarios que ingresan esta palabra clave en Google.

Si logras comprender lo que desean encontrar tus usuarios serás capaz de elegir la forma ideal para presentarle tu contenido.

Las SERPs son la mejor forma de entender la intención de búsqueda, mira las URLs que posicionan, ve de qué tratan, y lo que buscan los usuarios detrás de esa keyword se irá haciendo más claro.

Elige el tipo de contenido ideal

¿Qué buscan tus usuarios? ¿Ya lo sabes? Entonces es momento de que decidas el tipo de contenido que preparás para resolver su intención de búsqueda.

Esta decisión puede ser crítica para el posicionamiento de tu artículo, y es que si los usuarios buscan una comparativa no harán clic en tu mega guía, aunque sea la mejor del mundo.

Ofréceles el tipo de contenido ideal para resolver su intención de búsqueda, tu tasa de rebote, posicionamiento y CTR te lo agradecerán.

Dale el tono preciso para el nivel de conciencia de tu lector

¿Qué nivel de conciencia tienen tus usuarios? No es lo mismo escribir para un principiante o para alguien que simplemente busca algo por curiosidad, que escribir contenido para especialistas.

Estudia los resultados de las SERPs para tu palabra clave y determina cuál es el estado de conciencia de tus lectores, qué tanto saben del tema que vas a hablarles. De esta forma sabrás cuan avanzado puedes ser, o cuán sencillo y accesible deberás hacer tu texto.

Escoge la longitud óptima

Te diré un secreto, detesto esos estudios que concluyen que los textos más largos posicionan mejor. Si me preguntas a mí son puras paparruchas.

¿Por qué?

Pues porque una intención de búsqueda puntual se resuelve de forma puntual.

Si yo busco la traducción de una palabra en inglés, me interesa conocer la traducción y nada más. No haré clic en un super post sobre etimología inglesa, o en un artículo sobre filología o lingüística.

En resumidas, si tu usuario tiene una pregunta sencilla, responde de forma sencilla, no alargues la respuesta solo para llegar a ese número mágico que te hará posicionar. No posicionarás por la cantidad de palabras, lo harás al satisfacer la intención de búsqueda de tus usuarios, al ofrecer calidad.

3- Se único y original, que suene especial

Nadie quiere leer lo mismo siempre. Si quieres resaltar, sé diferente. No hay de otra. Producir contenido SEO no solo se trata de salpicar todos tus textos con palabras clave aquí y allá, se trata también de destacar entre la multitud.

Y eso solo lo conseguirás dándole personalidad a tus textos, asegurándote de que suenen como tú.

Si el sindrome del impostor ataca, recuerda esto, nadie verá las cosas de la misma manera que tú, eso hace que tu perspectiva de cualquier tema sea siempre especial.

No dudes en darle un tono particular a tu contenido, siempre que sea tuyo, porque si escribes para otra marca o empresa tendrías que adaptarte al suyo.

La idea es hacer clara la diferencia entre tú y los otros cientos de millones de blogueros que hablan de lo mismo.

4- Crea textos de valor, que realmente aporten algo

Muchos piensan que el SEO es cosa de atajos, de recetas mágicas. Si pones esto acá, más a la izquierda, y aquello lo usas de título, posicionarás. La verdad es que no es tan sencillo.

Las técnicas para posicionar existen, y sí, también existe el Black Hat. Pero a la larga el posicionamiento siempre queda en manos del contenido de calidad, o al menos el que Google considera contenido de calidad hasta la próxima actualización (hay que reír para no llorar).

¿Y qué es el contenido de calidad? Pues para mantenerlo simple, el que resulta útil de alguna manera, que resuelve una intención de búsqueda, que satisface una necesidad, que entretiene. Básicamente, el que aporte el valor que el usuario buscaba cuando entró al navegador y tipeó la palabra clave.

No solo escribas para posicionar, que es muy feo. Al menos comparte algo de valor.

5- Haz que tus title tag y meta tag enganchen a tus lectores desde el principio

Triste historia, a las title tag y meta tag a menudo no les damos el cariño que se merecen. Si tú, como yo, las subestimaste alguna vez, no lo hagas de nuevo. Pues son muy importantes.

Piénsalo de esta manera, tanto las title tag como las meta tag son lo que los usuarios verán en las SERPs, son ese fragmento de información que los enganchará a los espantará para siempre.

La title tag debe llamar la atención, dales vida con frases osadas, tienen que ser iguales que tu H1 (en esencia) pero con variaciones para sacarles provecho en los resultados de búsqueda.

Por ejemplo, si harás un artículo sobre un extraño delfín de las profundidades del océano puedes jugar con la curiosidad de tus lectores y prometer un video al final junto con la entrada (siempre que lo tengas, claro).

Tu H1 podría ser: Increíble delfín prehistórico reaparece ¡No creerás donde se descubrió!

Mientras que tu title tag podría ser algo como: Científicos descubre un extraño delfín prehistórico [+Video].

El truco aquí es enganchar a tus lectores potenciales, al asegurarles que tendrán un video en algún punto del artículo jugarás con su intriga. Los seres humanos somos muy curiosos, y tu CTR se beneficiará con esto.

Haz lo mismo con la metadescripción, que te ayudará a ampliar un poco más la información de la title tag y agitar un poco más la curiosidad de cualquiera que vea tu contenido en las SERPs.

6- Dale a una estructura atractiva a tu contenido, tanto para Google como para tus usuarios

En internet la velocidad lo es todo, los usuarios que leen un artículo por completo o a profundidad se cuentan con los dedos de las manos. Tu tarea al crear contenido SEO es estructurarlo de una forma que sea útil y accesible al mismo tiempo.

SEO

Pero aquí está el meollo del asunto, porque no solo se trata de hacer tu contenido atractivo para tus usuarios, también debes ponerlo bonito para Google, aunque sus algoritmos buscan otro tipo de cosas.

Buscan una estructura amistosa y clara, que deje claro de qué va tu contenido, qué temática aborda, que intención de búsqueda resuelve.

Y para esto necesitas los encabezados.

Usa el poder de los encabezados sabiamente

Los encabezados jerarquizan la información, le dan orden y estructura. Esto es algo que tanto los usuarios como Google entienden.

El H1 es el encabezado más importante, corresponde al título de tu artículo y por lo tanto solo debe haber uno. Como es natural, el H1 debe ser claro y atrayente para los usuarios; y debe contener la palabra clave.

Luego vendrían los H2, estos serían como los capítulos de tu entrada, mientras que los H3 y H4 vendrían a ser secciones menores dentro de los mismos.

Usa los encabezados para atacar tu palabra clave principal y las relacionadas, en orden de importancia. Recuerda, Google analiza el orden en el que aparecen tus palabras, y aquellas que aparecen de primero, y en posiciones importantes como los encabezados, las considera más relevantes.

A esto se le conoce como prominencia, quieres darle más prominencia a tus palabras clave, y de todas, querrás darle más a la principal. Por eso, usa sabiamente los encabezados y estructuralos bien. Los H1 siempre van primero, luego los H2, después los H3 y así sucesivamente.

Negritas y cursivas ¡Yuju, Google, por aquí!

Ni más ni menos, las negritas y las cursivas corresponden a dos etiquetas de HTML que le indican al navegador dónde debe hacer más énfasis. Por esto Google las toma en cuenta y las lee con más atención que las otras.

Pon algunas de tus palabras clave en negritas o cursivas, especialmente al principio, y luego usa las negritas o cursivas como de costumbre. De esta forma aprovecharás esa pequeña señal y no perderás ni una sola oportunidad de indicarle a Google que una palabra en específico es muy importante para ti.

Incluye recursos multimedia que hagan más ameno el texto

Los videos y las imágenes son un auténtico imán, entretienen y ayudan a relajar la vista de tanto texto.

Usar recursos multimedia también te puede ayudar a aumentar el tiempo que tus usuarios permanecen en tu web, o los backlinks que recibes, suponiendo que hayas creado una infografía y alguien la comparta en otra web y enlace a tu sitio para reconocer tu autoría.

Nunca sobran y hacen más amena la lectura, úsalos y complementa tu contenido con bonitas imágenes y videos pertinentes. En el caso de las imágenes incluso pueden mejorar tu SEO, suponiendo que optimices su Alt Text y su Título de forma adecuada.

7- Optimiza tu SEO semántico

El SEO semántico cada día es más importante, y su relevancia seguirá aumentando. Tomarlo en cuenta y optimizar de cara a este es lo mejor que podrías hacer si quieres aumentar tus posibilidades de posicionar a largo plazo.

Aunque suene muy complicado no lo es.

El SEO semántico gira en torno a las entidades, las entidades son básicamente los nombres de las cosas: animales, objetos, conceptos, etc. Cada entidad significa algo en sí misma y cuando se une con otras, construye otros significados.

Si yo digo «casa», tú piensas en una casa, y un montón de información relacionada con esta palabra inundará tu mente de golpe. Esta es una entidad, y Google, al igual que tú, entiende que esa palabra está relacionada con un conjunto de información particular.

Agrega «campestre» y tendrás «casa campestre», estas dos entidades juntas significan algo distinto para ti, te imaginarás un tipo de casa mucho más específico; a Google le pasará lo mismo.

Enriquecer tu texto con SEO semántico funciona un poco de la misma manera, por lo general, el texto que trabajas tendrá muchísimas entidades comúnmente relacionadas. Incluirlas en el texto te ayudará a ampliar el rango semántico de tu texto, lo enriquecerá, y ayudará a que Google lo entienda mucho mejor.

8- Interlinking ¡Obligatorio!

A Google no le gustan los callejones sin salida, bueno, ahora que lo pienso, no conozco a nadie que le gusten.

El tema es que una página sin enlaces salientes es un callejón sin salida muy feo, todo lo contrario a lo que el internet significa. Por eso es indispensable que apliques interlinking entre el contenido de tu web, esto permitirá que tiendas caminos para mantener a tus usuarios en tu sitio, y también a Google.

En este caso el truco es que no hagas interlinking aleatoriamente, no vincules artículos que no estén relacionados, incluso si están en tu sitio ambos, si tratan temáticas muy distintas no es lo mejor que se enlacen.

Solo imagina lo desconcertado que estarías si te enviaran de una entrada sobre historia romana a un artículo sobre animales de granja ¿Cuál es la relación?

Al hacer interlinking sé pertinente, conecta entradas relacionadas entre sí por la temática que abordan y dirige el linkjuice apuntando con más frecuencia a los artículos o páginas que más te interesa posicionar.

9- Finaliza con un CTA matador

El viejo y confiable CTA, o llamada a la acción. Si te interesa que tus lectores hagan algo más que leer, usa un CTA y no los obligues a adivinar.

Pero eso sí, no abuses de ellos, piensa en la conversión que deseas y trabaja el CTA a lo largo del texto, dale fuerza. Si quieres que tus usuarios se suscriban a tu boletín diario, tienes que darles razones para ello, como contenido de calidad, interesante, o productos gratuitos que podrían interesarles.

Todo CTA debe tener un beneficio asociado, nadie hará clic porque sí, lo hará porque ganará algo con ello, deja claro qué es lo que ganarán tus lectores al realizar alguna acción en tu web y mejorarás tus conversiones.

10- Dale una mirada, pule y publica

¿Está listo todo? Bien, ahora déjalo ahí y vete a buscar aire fresco, o a jugar algún videojuego o a ver alguna serie.

Deja que el texto respire y que tu mente descanse. Luego de un buen rato vuelve y revisa todo, con la mente más despejada seguro encontrarás uno que otro error. La idea es que corrijas tu contenido lo más que puedas. No quedará perfecto, pero puede acercarse mucho.

Revisa cada uno de los pasos de esta guía, lee en voz alta tu contenido, revisa que suene natural, que no sea un texto pesado.

Lo importante es que tenga un equilibrio entre optimización y naturalidad. Si te sientes feliz con lo que has hecho y crees que no le falta ni le sobra nada, puedes pulir los últimos detalles, escoge una categoría, si usas etiquetas no emplees más de cinco y mantén la URL sencilla, evita las mayúsculas y toda palabra innecesaria.

Tiempo de publicar ¡Gerónimoooo!

Bien, lo has publicado ¿Solo basta con contenido SEO para posicionar?

La respuesta sencilla es que no, no basta. Y cualquiera que te diga lo contrario puede que te esté tomando el pelo, o también esté confundido.

En un mundo ideal, el contenido SEO bien hecho posicionaría por mérito propio, no dependería de tantos factores externos, sería útil y por lo tanto posicionaría.

Pero la cosa no funciona así, Google decide quién posiciona y quién no tomando en cuenta cientos de factores, y muchos no dependen en absoluto del contenido SEO.

No me malentiendas, el contenido SEO es fundamental para rankear, y sin duda puede atraer tráfico orgánico y darle visibilidad a tu sitio, pero en sí mismo no es la llave maestra para alcanzar la cima de las SERPs.

Para maximizar tus posibilidades de posicionar necesitarás contenido SEO, la base de todo, pero deberás acompañarlo con otras estrategias SEO y de marketing digital si quieres superar con seguridad a tu competencia.

No puedes depender de un solo factor para triunfar en las SERPs, o para alcanzar a tu audiencia, tus textos SEO tienen que ser parte de una estrategia mayor, que tomen en cuenta factores del SEO on Page y Off Page.

Sigue aprendiendo y ve al siguiente nivel como redactor SEO

Ahora que sabes cómo escribir textos SEO, es momento de continuar ahondando más en lo que significa ser redactor SEO.

Este post forma parte de la guía de redacción que comienza en el capítulo: ¿Qué es un redactor SEO?. Asegúrate de darle un vistazo.

También puedes pasar al siguiente post de la guía, donde te mostraré las herramientas para redactores SEO que necesitarás si te quieres dedicar a esto.

Soy un redactor SEO, copywriter junior y friki del marketing digital obsesionado con las SERPs. Posiciono y luego existo, en ese orden.

Deja un comentario

Abrir chat