Briefing de redacción: Un recurso indispensable para redactores de contenido

El briefing de redacción es una de esas cosas que no pueden faltarte si estás en busca de un redactor de contenidos web.

Un buen briefing puede ahorrarte confusiones con tu redactor, correcciones y mucho tiempo, por lo que te convendrá tenerlo a mano siempre, especialmente si eres un webmaster en busca de servicios de redacción.

Por eso en este post te mostraré cómo hacer un brief de redacción que establezca a la perfección lo que necesitas y lo que esperas que refleje el texto o textos que has encargado.

Y eso sí, aunque este post te vendrá de maravilla si contratas redactores y quieres afinar el tipo de trabajos que te entregan; también te puede resultar útil si eres un redactor y te interesa hacer tus propios briefings con tus clientes en el que caso de que estos no lo tengan.

¿Qué es un briefing de redacción?

qué es un briefing de redacción

Un briefing de redacción es un documento que establece lo que el cliente busca en su texto. Por esto le facilita tanto el trabajo a los redactores de contenido, porque ya establece de manera clara y breve, cada requerimiento del pedido, con instrucciones para cada aspecto del texto.

Por lo general es un documento que ya debe ofrecer el propio cliente al momento de contratar a un redactor freelancer.

En mi experiencia, no obstante, son pocos lo que lo hacen, por lo que si eres redactor SEO como yo, tendrás que hacer tu propio brief y llenarlo con los datos que te brinde tu cliente.

¿Por qué necesitas un brief de redacción?

El brief es necesario porque define con claridad lo que el cliente desea en los textos que está encargando.

Sin el briefing de redacción, el cliente puede esperar un resultado particular pero no sabrá si lo conseguirá hasta que el redactor le muestre el trabajo, y a su vez, el redactor estará trabajando a ciegas, creando un contenido que no sabe si se ajusta o no a lo que necesitaría su cliente.

Solo imagina cuán mal puede salir un encargo que se balancee sobre bases tan ambiguas.

Como cliente, el brief garantiza que el freelancer que contratas entienda lo que buscas para que pueda hacer justo el contenido que necesitas.

Y como redactor de contenidos, te ayudará a entender qué es lo quiere tu cliente, y te dará la información que precisas para hacer tu trabajo, especialmente si el cliente no te la ofrece de antemano.

¿Qué debe tener un briefing de redacción?

Un briefing de redacción debe tener todas la información e instrucciones que pueda necesitar un redactor para hacer el trabajo de la mejor manera.

Esto es lo que no puede faltar en un buen brief:

Información sobre la empresa: como cliente, es crucial que definas a tu empresa o web, ¿qué tipo de negocio o sitio tienes, a qué se dedica, qué tipo de productos o servicios ofrece?

Temática del pedido: en pocas palabras, de qué tratara el texto que pides. Debes dejar claro sobre qué quieres que trate el pedido, porque un mismo tema puede tener muchos acercamientos distintos, asegúrate de que se aborda de la manera que deseas definiendo bien el tópico, su orientación, el nivel de profundidad de la información, etc.

Palabras clave: para textos con optimización SEO esta información es clave, puedes ofrecerla tú, con instrucciones sobre cuál debe ir en los encabezados principales y cuáles serían las secundarias. También puedes dejar la keyword research a cargo del redactor, pero seguramente supondrá un precio mayor por sus servicios.

Público objetivo o buyer persona: básicamente, para quién se escribe el texto. Un dato indispensable para hacer un texto que realmente atrape a sus lectores.

buyer persona en un brief de redacción

Después de todo, un texto pensado para conectar con un joven gamer de 15 años puede resultar aburrido para un anciano de 75 años, y viceversa.

Si ha de comunicar y conectar, el texto tiene que tomar en cuenta a su audiencia, siempre.

Intención de búsqueda: el tipo de intención de búsqueda que resolverá el texto debe estar bien definida.

Objetivo: ¿qué deseas conseguir con el texto? ¿Buscas informar, educar, entretener? El resultado del trabajo del redactor siempre variará dependiendo del objetivo que tenga el contenido. El briefing debe determinar estos objetivos claramente.

Tono y estilo: el brief debe indicar qué tono ha de tener el texto, si será jovial o sobrio, si tendrá un vocabulario en particular, más neutro o más regional.

Todo esto es importante si estás trabajando en el branding de tu empresa o marca personal y quieres asegurarte de que esta tenga un tono claro y reconocible.

Encabezados y estructura del texto: uno de los aspectos clave de todo post en la web es su estructura, algo que se crea, entre otras cosas, haciendo uso de los encabezados o headings (H1, H2, H3, etc.).

El briefing puede incluir indicaciones sobre cómo deben usarse los encabezados o una propuesta con una estructura tentativa.

Eso sí, no es indispensable en un briefing.

En el caso de que esta indicación falte, el redactor puede estructurar el texto de acuerdo a su criterio.

Extensión promedio: es complejo predecir la extensión ideal y óptima de un texto, sin embargo, se puede hacer una extensión promedio tentativa para que el redactor tenga una idea clara de las dimensiones del encargo.

Plazos: el tiempo que tendrá el redactor de contenidos para crear el texto y entregarlo.

¿Cómo hacer un buen briefing?

Al momento de hacer un briefing, como redactor o cliente, es crucial enfocarse en la brevedad y la simpleza.

Si eres redactor, considera que es poco probable que un cliente vaya a estar dispuesto a responder 50 preguntas distintas para que puedas consolidar toda la información que necesitas para hacer un brief exhaustivo.

Como cliente, recuerda que la idea es que tu briefing sea detallado pero conciso, si brindas demasiada información puede que desorientes a tu redactor, o que estés, sin querer, añadiendo datos irrelevantes.

Debe ser un documento con instrucciones sencillas e información precisa, la idea es orientar, no controlar por completo el proceso del profesional que contratas.

Ejemplo de briefing

Para aprender a hacer un briefing de redacción, o cualquier otra cosa, no hay nada mejor que darle un vistazo a un ejemplo.

Ejemplo de briefing para un encargo en una plataforma freelancer.

En este caso, el cliente establece de antemano las normas con las que quiere que se escriba su texto académico, el tipo de fuente, la extensión del encargo; incluso ofrece documentación referencial para que el redactor sepa el tipo de trabajo que quiere.

Es importante resaltar que cada cliente tiene una forma de hacer sus briefings, algunos incluirán cierta información y omitirán otra, por las razones que sea.

Si faltara algún dato, es responsabilidad del redactor preguntar a su cliente y averiguar cuánto pueda. La idea es comenzar a hacer el trabajo con la mayor cantidad de información posible.

Y en el caso de que ni siquiera existiera un briefing, es tarea del redactor realizarlo con preguntas puntuales.

Plantilla para hacer un briefing de redacción

Si estás pensando en hacer un briefing y no sabes muy bien por dónde empezar, simplemente usa esta plantilla en tus proyectos, tómala como punto de partida.

Puedes agregarle otros datos que consideres importantes, o descartar aquellos que no te hagan falta.

Estos, para mí, son los indispensables.

Plantilla de un briefing de redacción

Sobre la empresa:

Temática del texto o textos:

Público objetivo o buyer persona:

Intención de búsqueda:

Estilo o tono:

Palabras clave:

Estructura y encabezados:

Extensión:

Objetivo:

Plazo:

Acompañando tus briefings con información extra

Pero no todo lo que se puede decir sobre tu empresa o negocio cabe en un briefing, si quieres que un redactor entienda a la perfección lo que quieres es buena idea que acompañes tus briefings con información extra.

Desde trabajos referenciales, como punto de partida; hasta guías de estilo con todo el tono de tu marca y su lenguaje bien definido, para que no quepa la menor duda de cómo deben lucir y sonar tus textos, algo especialmente importante si estás aplicando una estrategia de marketing de contenidos.

Todo esto ayudará a que tu redactor se ponga en sintonía con lo que buscas, y cree justo el contenido que necesitas.

Soy un redactor SEO, copywriter junior y friki del marketing digital obsesionado con las SERPs. Posiciono y luego existo, en ese orden.

Deja un comentario

Abrir chat